América Latina empieza a vacunarse

Fran Compán

La llegada del nuevo año ha traído esperanza a la vez que preocupación en la lucha contra la Covid-19 en América Latina. Pese a un incremento en el número de casos en la mayoría de países que contrasta con los descensos de contagios de finales de 2020, la llegada de la vacuna en el mes de enero ha sido recibida con el esperado optimismo. Todavía no está claro si la región se enfrenta en estos momentos a una incipiente segunda ola, o si el empeoramiento de los casos de las últimas semanas se debe simplemente a la relajación de los confinamientos vistos durante las vacaciones de Navidad. En cualquier caso, la llegada de las primeras dosis de la vacuna a un puñado de países no ha sacado a nadie de la cuarentena, que sigue siendo la medida más eficaz contra el contagio.

Para finales de enero, solamente Argentina, México, Chile, Costa Rica y Brasil habían comenzado sus campañas de vacunación, en la mayoría de los casos de forma tímida, y muchos países se enfrentan a una resistencia cada vez mayor por parte de la población a nuevos confinamientos. Argentina está considerando, por primera vez desde el inicio de la pandemia en marzo pasado, declarar un toque de queda sanitario, y México ha limitado las actividades en la capital a las esenciales. Por su parte, Colombia ha decidido confinar, de momento, a un tercio de la población de Bogotá, y la ciudad brasileña de São Paulo, que es la más golpeada por la pandemia, está considerando endurecer las medidas de aislamiento.

Ecuador, por su parte, se acerca un poco más al comienzo de su campaña de vacunación en masa. El pasado 21 de enero arrancó su fase piloto con la que cuenta inmunizar al personal sanitario de primera línea y para la que disponen de 8000 vacunas. Además, los ancianos de centros geriátricos serán vacunados como parte de la misma fase.

Ese lote de vacunas corresponde a una primera remesa de 86.000 dosis negociada con la farmacéutica estadounidense Pfizer, que entregará este año un total de dos millones de dosis a Ecuador. Por otra parte, el Gobierno ecuatoriano ha confirmado la importación de cinco millones de dosis de la vacuna de AstraZeneca y la Universidad de Oxford para reforzar su plan de vacunación y conseguir así la inmunización del 60% de la población antes de final de año. 

Hasta ahora, la provincia andina de Pichincha, cuya capital es Quito, ha sido la más afectada por el contagio del virus, seguida de cerca por la provincia costera de Guayas, en cuya capital, Guayaquil, se han dado el mayor número de contagios. 15.000 decesos desde el comienzo de la pandemia crean dudas sobre la efectividad de las medidas tomadas en Ecuador hasta la fecha, donde las infecciones siguen aumentando paulatinamente.

El reciente fallecimiento del Ministro de Defensa de Colombia, Carlos Holmes Trujillo, a causa de una neumonía derivada del Covid-19, ha vuelto a poner a Colombia en los titulares. Trujillo, uno de los funcionarios más destacados del gobierno de Iván Duque, se convirtió en el primer alto funcionario en morir a causa del virus en América Latina, y es una de las 51.000 víctimas que ha dejado el virus en el país. Colombia se enfrenta ahora a una potencial segunda ola de la pandemia con sus Unidades de Cuidados Intensivos casi llenas, con nuevas cuarentenas estrictas y sin una fecha concreta de inicio de su campaña de vacunación.

A pesar de ser uno de los primeros países del continente en iniciar la vacunación, la campaña de inmunización en Argentina ha causado cierta polémica desde el primer día ya que la Casa Rosada eligió la vacuna rusa Sputnik V, cuyo origen genera desconfianza en gran parte de la opinión pública a pesar de su similitud con la vacuna de AstraZeneca y Oxford. El presidente Alberto Fernández se ha convertido en el primer jefe de estado latinoamericano en vacunarse contra el coronavirus para dar confianza a los más escépticos. De hecho, el presidente argentino se puso la vacuna antes que el mismo Vladimir Putin, convirtiéndose así en uno de los primeros mandatarios mundiales en inocularse con la Sputnik V. Otra polémica relacionada con la campaña de vacunación argentina es la decisión del gobierno de gravar a los más ricos con un impuesto para financiar los gastos derivados de la pandemia y para apoyar a los negocios con dificultades.

Aunque la mayoría de países occidentales sigue desconfiando del antídoto ruso, el laboratorio AstraZeneca, que produce la vacuna de Oxford, anunció que unirá sus fuerzas con el Instituto Gamaleya de Moscú, creador de la Sputnik V, para experimentar una posible combinación de ambos fármacos. A los 30 millones de dosis de Sputnik que recibirá Argentina, se le sumarán otros 22 millones del antígeno de AstraZeneca, cuya producción para Latinoamérica se realiza en laboratorios de México y Argentina conjuntamente.

A su vez, Cuba ha optado por desarrollar su propia vacuna en el Instituto Finlay de La Habana. La Soberana 2, que ya está lista para ser distribuida, ha sido encargada por Vietnam, Irán y Venezuela, de momento, y no requiere de especial refrigeración ni condiciones de almacenamiento difíciles.

Además de la Soberana 2, el país caribeño está elaborando otras tres vacunas que aún se encuentran en fases tempranas de desarrollo. Cuba espera producir 100 millones de dosis de la Soberana 2 en 2021. “Si todo nos sale bien, este año tendremos a toda la población vacunada. Los turistas también pueden venir a Cuba a vacunarse”, subraya Vicente Vérez, director del Instituto Finlay. Con solamente 213 decesos por Covid-19, Cuba sigue siendo uno de los países del mundo con menos muertes.

Chile, por su parte, ha optado por incluir la vacuna china Sinovac en su campaña de vacunación que ya ha comenzado con la de Pfizer. El país andino, que ha comenzado a vacunar por los mayores de 80 años, amplía con esta segunda vacuna las posibilidades de acción. Por su lado, el presidente Sebastián Piñera declaró que: “Nuestro plan es vacunar al grueso de la población de alto riesgo, cerca de 5 millones de personas, durante el primer trimestre, y llegar a cerca de 15 millones de personas durante el primer semestre.”

Al igual que en otras zonas geográficas, las diferentes medidas tomadas (o no tomadas) por los gobiernos de cada país han determinado su índice de éxito frente a la pandemia.  Con una situación en constante cambio, la mayoría de los países latinoamericanos parece contar con los recursos económicos y humanos para inmunizar a la mayor parte de la población durante 2021.  La recuperación económica es otro asunto.…